La pintura es el medio, el motor del desarrollo artístico y vital de María Aranguren.

Es pintando como avanza en la búsqueda de formas de comunicación visual que responden a sus anhelos y donde surgen nuevos retos. 

Desde 2008 investiga con materiales industriales, policarbonatos celulares, metacrilatos y plásticos reciclados.